Fin de año: Cómo evaluar la rotación de inventario

Persona leyendo planilla de inventario

Diciembre es el mes de los balances, de pensar en todos los aciertos del año y empezar a planificar el año siguiente. Por eso, en la mayoría de las empresas se realiza la famosa rotación de inventario.

¿En qué consiste?

En calcular un indicador que permite saber si los productos se venden o no, y ayuda a tomar decisiones sobre la continuidad de su venta o a modificar su precio, entre otras acciones.

¿Cómo se calcula?

La mayoría usa una fórmula que consiste en el costo de los bienes vendidos dividido entre el promedio de inventario.

Por ejemplo: el dueño de una ferretería que vende sólo un tipo de destornillador. A principio de mes, su inventario cuenta con 100 destornilladores. Pasada una semana, vende 50. Para reponer, el negociante compra otros 50. En el transcurso de las siguientes tres semanas, repite esa operación tres veces, con lo que cuenta con un total de 200 destornilladores vendidos y con otros 100 en el inventario.

Si sumamos el total vendido (200) y lo dividimos por el promedio del inventario durante el mes, 100, el ferretero tendrá una rotación de inventario igual a 2.Claramente, el inventario de su tienda no cuenta sólo con un tipo de producto, entonces puede utilizar el valor total del inventario para el cálculo.

Por ejemplo: tiene un inventario valuado en $20 mil a precio de compra y vende $40 mil en productos a precio de compra al mes. Dividiendo el segundo valor por el primero, encontrará nuevamente una rotación de inventario igual a 2.

¿Y qué significan los resultados?

Una rotación de inventario baja puede significar que el producto no tiene el precio correcto, no hay mucha demanda, o no está posicionado correctamente. Y una alta, por el contrario, puede reflejar un precio muy bajo, que la compañía podría venderlos todos si los tuviera a la venta o no compró o fabricó suficientes unidades.

Aunque en general, cuanto mayor sea la cantidad de rotaciones en tu inventario, mejor estará tu negocio. Entre las ventajas de tener un inventario de alta rotación se encuentra un menor riesgo de quedarse con mercadería que no se venda, más espacio para guardar productos, más facturación y menos problema en caso de accidentes o robo de mercadería.

Desde ComprandoenGrupo te recomendamos que todos los años planifiques tu inventario, controles tu stock y estés al tanto de los gastos e inversiones que podés hacer en tu negocio.