¿Tienen que reinventarse las ferreterías?

La premisa principal de todo negocio, hoy y siempre, es la de reinventarse todo el tiempo. Antes el precio de los productos era un valor diferenciador a la hora de elegir comprar en un lugar o en otro, pero hoy en día ya no es tan así. El mercado se encuentra muy atomizado a nivel precio y por esto se comienza a tener en cuenta otros valores a la hora de competir.

Hoy en día no basta solo con la creatividad para competir frente al resto de los productores. Las ferreterías tienen que destacarse del resto o de las multinacionales y en esto se valora por sobre todas las cosas la variedad de stock. El cliente valora mucho este punto, ya que en general cuando se cuenta con el dinero para comprar un producto del rubro ferretería, se lo quiere adquirir al instante en que se decide la compra.

Además de las demandas del cliente se suman las nuevas formas o conductas de compra. En las grandes ciudades hay mayor variedad de grandes corporativas que destierran a los negocios pequeños o familiares. Y ni hablar de las compras cada vez más en aumento que se realizan en las tiendas por internet.

Es así como las ferreterías se encuentran casi obligadas a evolucionar y competir con todos los frentes para seguir en juego. ¿Y cómo podemos hacer esto? No se trata de reglas fijas, ni de recetas perfectas, se trata de pensar todo el tiempo en el desafío y estar atento a las novedades. Una forma es pensando en cómo es la experiencia que tiene el cliente hoy en día en nuestro negocio y mejorarla. Desde nuestro personal, hasta la forma en que tratamos al cliente en todos los puntos de venta.

Dentro del proceso de venta, tenemos que estudiar la disponibilidad de stock, atención al cliente, la forma en que se realiza la entrega del producto, los tiempos y la presentación del mismo.
Además, es importante la visión que nuestros clientes tienen sobre nuestro negocio, la identidad de marca es un punto esencial para que nos elijan frente a otros.

Por último, tenemos que pensar en que hoy en día la tecnología juega un papel fundamental, por lo que no tenemos que olvidarnos de ser parte sino todo lo contrario: centrar nuestra estrategia en la omnicanalidad es fundamental. Nuestra ferretería tiene que contar con atención en redes sociales, un catálogo de productos online o en una tienda de ecommerce y ni hablar de la planificación de estrategias online y offline.

Entendemos que todo esto puede llegar a ser un gran reto para todos los empresarios ferreteros, pero más allá de eso tenemos que ser conscientes de todos los cambios que se viven, de las nuevas formas de consumo y sobretodo a no quedarnos atrás, un desafío de todos.